Visión

Las lombrices por sus características y grandes cualidades, son consideradas desde hace cientos de años como un gran aporte a la mantención, fertilidad y equilibrio natural de los suelos. De hecho actualmente en el campo los agricultores al observar la presencia de lombrices en suelos, sin tener mayor conocimiento de los procesos llevados a cabos por ellas, la consideran como un indicador de buena fertilidad de suelos, donde cultivos se desarrollaran de buena forma.

Muchos años atrás, los egipcios llegaron a prohibir que las lombrices fueran sacadas de los suelos de su territorio. Llegaron a considerarla sagrada, pues se dieron cuenta que donde estas estaban presentes los cultivos tenían mejores cosechas que en suelos donde no se encontraba.

Un ejemplo más contemporáneo de experiencias e investigaciones referentes a las lombrices y sus beneficios fue Charles Darwin, ampliamente conocido por sus estudios sobre la evolución de las especies, pero lamentablemente poco difundido por sus estudios con respecto a las lombrices y su rol benéficos en los suelos, de hecho publicó en 1881 un libro titulado: “La formación de estructura vegetal por las lombrices” (The Formation of Vegetable Mould Through the Action of Worms, Charles Darwin).